Carlos Martí en la mirilla de todos

El manager Carlos Martí Santos del equipo Alazanes de Granma ha sido posiblemente la persona más mentada desde ayer en horas de la noche cuando no estaba en la alineación del equipo el máximo jonronero de la etapa regular.

Afloran ahora los comentarios relacionados con los refuerzos que solicitó el experimentado manager, luego de saberse que una debilidad del equipo era sin lugar a dudas el área de los lanzadores y a sabiendas optó por escoger a dos jugadores de cuadro y un solo lanzador. No todos se refieren de mala gana a Raúl González sino al echo de que se notó ayer mismo en el primer choque del play off como un refuerzo más en el pitcheo hubiése sido notable para el equipo. Aunque esta problemática puede ser discutida por cuanto se busca afianzar una ya buena defensa que tiene el equipo.

Lo que si casi nadie coincide con el manager es la decisión de excluir del line-up a Lázaro Cedeño, principal impulsador de la novena granmense en esta serie y líder de jonrones de toda la serie. Dejar de contar con cuatro turnos al bate que en cualquiera de ellos podría salir un batazo salvador es una acción que todos le reprochan.

En el de por sí esperado programa de Radio Granma de la mañana las palabras del periodista Pedro Vera Portales resuenan en todo Manzanillo, según él nunca en tantos años había visto que un manager no alineara con el máximo jonronero, menciona hasta en tono jocoso de que era una inventiva que bien podía Caros Martí llevar a un Forum de innovación. Aunque lo más triste sigue aflorando pues ya se tienen declaraciones de Martí de que mantendrá dicha alineación y que solo contará con los servicios de Cedeño como emergente si fuese necesario, algo que al parecer de él ayer no necesitó, aunque siempre estuvo perdiendo y contó además con oportunidades claras de necesitar un impulsador.

Solo queda esperar que “su estrategia” nada compartida con la afición Alazán logre la victoria que por los predios de Matanzas se necesita, pues dos derrotas sería fatídico y además serían derrotas del manager, más que del equipo.

Aunque no toda culpa es atribuible al manager se puede decir que a la defensa no se estuvo hermético, afloró la desesperación en muchos jugadores visto ello en los 10 ponches recibidos por un Yera incólume en la lomita. Despaigne como bien dice Yera fue aprovechado quizás por su desesperación de querer producir luego de un año sin ser visto en juegos en tierras nacionales. El primer hit del equipo salió del bate de La Rosa, llegó a la altura del 5to ining, la experiencia, la paciencia y ser quizás el de menos presión dieron en el punto exacto.

Solo ahora a la afición granmense le queda confiar en las decisiones de Carlos Martí y esperar que bates choquen bolas así como que los lances de sus pitcher sean más efectivo de lo que fueron ayer.

Enlace permanente a este artículo: http://decubanos.cubava.cu/2018/01/05/carlos-marti-en-la-mirilla-de-todos/

Deja un comentario

Your email address will not be published.