Etiqueta: WAR

Propuesta de estructura para el béisbol cubano

Por: José Carlos Pérez Batista.

Para nadie es un secreto que la estructura competitiva que posee hoy en día el béisbol cubano carece o padece de calidad a pesar de que se ha modificado en busca de la fórmula ideal y difícil de encontrar, por cuanto se podría hacer todavía más para incentivar a jugadores y encantar a los aficionados. Tareas estas nada fáciles si se tiene en cuenta que todo hoy en día necesita gran apoyo financiero y es precisamente con lo que no contamos en demasía, además resulta embarazoso encontrar soluciones que gusten a todos y que al mismo tiempo eleven la calidad de nuestro querido pasatiempo nacional.

Las principales carencias de nuestro béisbol hoy pasan en primer lugar por la desmotivación salarial de jugadores – a pesar de un leve aumento a sus salarios -, abandono por parte de los jugadores de la Federación Cubana de Béisbol (FCB) y sus competencias ya sea por salidas legales o ilegales, falta de mayores incentivos competitivos o premios entiéndase subjetivos y los materiales, estado actual de los estadios, no existe concentración de la calidad beisbolera en la Serie Nacional de Béisbol (SNB), ausencia de recopilaciones estadísticas de tipo saber métricas y su empleo, estandarización de reglas por parte del arbitraje o la Federación, por supuesto falta de financiamiento provocado por nuestra propia situación económica o por las propias leyes que imposibilitan la publicidad como medio de financiamiento, excesivos viajes o demasiado largos por carretera para muchos de los equipos, desigual trato beisbolero a los jugadores según la provincia, entre otras.

Nuestra propuesta de estructura conlleva o pretende promover cambios desde la forma de competencia, pasando por el trato o valoración de los jugadores, propuestas de financiamiento así como premios e incentivos a los jugadores.

Valoración de los jugadores.

Lo primero sería modificar la forma de valorar a los jugadores reconociendo primeramente que no todos poseen la misma condición física, edad, disposición o calidad competitiva.

En nuestra propuesta los jugadores deben de tener o estar en un ranking que denotaría según la letra que valor como jugador poseen, así como salario y juegos o competencias en las que participar. El ranking valorativo de cada jugador estaría en constante movimiento conjuntamente con el desempeño de ellos en la temporada. Las denominaciones serían jugadores: de Serie A, de Serie B y de Serie C.

Para esta valoración nos apoyamos en el ranking o valor que denota una de las estadísticas de tipo saber métricas que más se usa en el mundo beisbolero a nivel mundial, estamos hablando del WAR[1], ganancias por encima de jugadores de reemplazo. Esta herramienta saber métrica resume las contribuciones totales de un jugador para su equipo por encima de aquellos que no forman parte de la liga o competencia ya sea como en el caso de la Major Baseball League (MLB) por ser agentes libres o no estar en ningún equipo. Destacamos que el ranking valorativo no debe solamente de apreciarse por una sola estadística y que nos debemos apoyar también en las estadísticas más comúnmente analizadas y que tienen gran relevancia hoy como lo son average (AVE), carreras impulsadas (CI) y el promedio de carreras limpias (PCL) en el caso de los lanzadores.

Apoyándonos en un artículo publicado en Cubadebate les mostramos un ejemplo de esta estadística en algunos jugadores de la Serie Nacional de Béisbol 2015 – 2016:

JUGADOR EQUIPO WAR
Yadiel Hernández Mtz 2.380
Alexei Bell Mtz 1.974
Yasiel Santoya Mtz 1.905
Jorge L. Barcelán Ijv 1.886
Alfredo Despaigne Grm 1.848
Roel Santos Grm 1.617
Yordan Batista Hol 1.528

Jugadores de Serie A.

Los jugadores pertenecientes a esta serie serían los llamados extra clase, aquellos que por su rendimiento son los insignias del béisbol cubano en la actualidad, ejemplo de ello tenemos a Alfredo Despaigne, Liván Moinelo y Yordanis Samón por solo mencionar tres. Dichos jugadores no estarían obligados a participar en la Serie Nacional de Béisbol, e incluso en La Liga; en cambio sí deberán de representar a Cuba en eventos internacionales cada vez que sean convocados. Como excepción se podría hacerles un llamado en caso de que un equipo lo requiera en la final de La Liga, participando solo si acepta el jugador.

Estos jugadores serían la cantera principal de ingreso monetario para nuestro béisbol y la mejor representación de Cuba en eventos internacionales de gran importancia. Hacemos la salvedad de que no todo evento internacional es de gran importancia por lo que la participación sería sujeta a los de primer nivel.

El salario o ingreso neto por parte de estos atletas estaría comprendido entre la suma de sus contratos menos impuestos más el salario de La Liga en caso de que participen en la misma.

Jugadores de Serie B.

Los jugadores pertenecientes a esta serie son los que conforman La Liga y de cumplir con acuerdos internacionales deben de reservar en sus contratos las fechas de participación en esta competencia nacional.

No debe de considerarse como obligatoriedad la participación en la Serie Nacional de Béisbol para obtener esta condición, pues de cumplir contratos estaría afectada esta participación.

El salario sería comprendido entre la suma de sus contratos menos impuestos más el salario de La Liga.

Jugadores de Serie C.

Los jugadores pertenecientes a esta serie son aquellos jugadores que ya forman parte de la Serie Nacional de Béisbol y su principal cantera lo constituye la serie sub 23, las Series Provinciales u otras competencias inter barriales o de trabajadores.

Todo jugador debe de al menos haber pasado por esta Serie C para aspirar a las Series mayores, no obstante una vez pasado por esta no es condición volver a pasar por ella para subir de nuevo en la escala.

El salario de los jugadores sería el establecido para la Serie Nacional de Béisbol.

En la modificación de la estructura, que es el plato fuerte de este artículo y la esencia del problema, hemos decidido que deben de haber dos competencias, una Serie Nacional con un tipo de competencia parecido al establecido hoy y una liga que bien pudiera llamarse Liga Cubana de Béisbol (LCB), Liga de Béisbol Cubana (LBC) o simplemente Liga Cubana (LC) de mayor calidad en la que se pueda concentrar a los mejores jugadores, en los mejores estadios, con los mejores salarios y con las mejores condiciones y/o premios.

En cualquiera de las dos competencias y a juzgar por lo visto en otras ligas, especialmente las Grandes Ligas de Béisbol (MLB por sus siglas en inglés) y por la necesidad de reducción de financiamiento establecemos que el número máximo de jugadores por equipo debe de ser de 40, dividido en activos con solamente 26 y no activos con 14, los primeros son los que pueden vestir la camiseta del equipo, estar en el dogout en cada partido y por consiguiente jugar en cualquier momento.

Estos jugadores activos podrían ser distribuidos de la siguiente manera o a la necesidad de cada equipo:

  • Lanzadores: 12
    • Lanzadores abridores: 4
    • Lanzadores relevistas: 6
    • Lanzadores cerradores: 2
  • Jugadores de cuadro: 13
    • Receptores: 2
    • Cuadro: 6
    • Jardines: 5
  • Designado: 1

Los restantes 14 jugadores formarían un roster no activo o roster expandido, los que estarían bien definidos y serían la cantera principal del primer roster de 26. A este grupo pasarían también aquellos del primero que se lesionen y su recuperación supere los siete (7) días naturales. Destacar que los cambios entre uno y otro roster serían regulados y quien sea cambiado debe permanecer al menos siete días en el nuevo roster, medida que garantizaría que cuando se juegue de home club no se tenga disponible a los 40 solamente para ese tope. El roster expandido no viajaría ni incluso puede jugar en casa con el equipo pero si se mantendrían entrenando o jugando a la espera de ser llamados al roster oficial o activo.

Los 14 jugadores del roster no activos a su vez podrían ser reemplazados también por otra cantera inferior. En ninguno de los casos pudiera ser que alguien forme parte del roster de los activos sin antes haber estado en el roster inicial de 40.

Con esta primera organización lograríamos una reducción extraordinaria en gastos de alojamiento, transporte e insumos, así como fomentaríamos la aplicación de estrategias necesarias en el béisbol moderno en aras de fomentar como estímulo la integración de los rosters de los equipos.

Serie Nacional de Béisbol.

En esta serie seguirían participando todas las provincias del país más el municipio especial Isla de la Juventud con un equipo cada uno. Los nombres de los equipos podrían seguir siendo los nombres de las provincias ganando representatividad. La movilidad de los jugadores sería regulada por una comisión al respecto que analizaría carencias y/o deficiencias de los territorios.

La cantera principal de jugadores estaría conformada por los que han adquirido la Serie C y otros de las series provinciales, competencias inter barrios o entre trabajadores que logren por sus resultados pasar a formar parte de la competencia y por consiguiente de la mencionada Serie.

Para la competencia se harían cuatro grupos en busca de menor desplazamiento entre los participantes, distribuyéndose desde occidente hasta el oriente del país de la siguiente forma:

Occidente Centro Norte Centro Sur Oriente
Pinar del Rio Mayabeque Sancti Spíritus Granma
Artemisa Matanzas Ciego de Ávila Holguín
La Habana Villa Clara Camagüey Santiago de Cuba
Isla de la Juventud Cienfuegos Las Tunas Guantánamo

Este calendario de competencia se haría a diez juegos con cada uno de los miembros del grupo para un total en clasificatoria de 30 juegos por equipo. Totalizando 60 juegos por grupo y por consiguiente 240 juegos la clasificatoria completa de la Serie Nacional de Béisbol.

A la discusión del título pasarían los ganadores de cada grupo en la clasificatoria, ubicándose de primero el de mayor average entre ganados y perdidos y de último el de menos average. Esta competencia sería el primero contra el cuarto y el segundo contra el tercero en una serie de siete a ganar cuatro y los dos ganadores discutirían la final en otra serie de siete a ganar cuatro.

Liga Cubana de Béisbol (LCB), Liga de Béisbol Cubana (LBC) o Liga Cubana (LC).

En esta Liga que daría comienzo después de haber culminado la Serie Nacional de Béisbol y terminaría antes de comenzar la Serie del Caribe tendría una participación de seis equipos con jugadores de Serie B y los de Serie A que deseen incorporarse.

Los nombres de los equipos estarían dados por decisión de la provincia, así por ejemplo en caso de que la provincia de Cienfuegos fuese sede de un equipo de La Liga este podría llamarse “Los Elefantes” o si es la provincia de Granma sede pues el equipo se llamaría “Alazanes de Granma”. Lograríamos belleza, aumentaría considerablemente el fanatismo defendiendo una camiseta con un logo representativo que a la postre contribuye a minimizar el hecho de que puedan haber jugadores de otra provincia en esos equipos y por qué no, quizás en un futuro hasta jugadores foráneos (algo todavía con mayor análisis y que por ahora no es motivo en esta propuesta).

Los cuatro primeros equipos posicionados en La Liga anterior automáticamente clasifican para la siguiente temporada de Liga. Las otras dos plazas la ocuparían las provincias que discutieron la final de la Serie Nacional de Béisbol, en caso de ya estar clasificadas se buscarían las dos mejores posicionadas de la serie que no estén en La Liga.

Para una primera competencia podrían tomarse como sedes de equipos a las provincias ganadoras de cada uno de los grupos más las dos provincias mejor ubicadas.

La conformación de los jugadores de los equipos no estaría condicionada a pertenecer a la provincia, precisamente por ello se da a conocer el equipo con un nombre que no necesariamente sea el de la provincia.

Si le damos un ranking valorativo a cada jugador como se plantea se le podría otorgar a cada equipo de La Liga una suma o valor por lo que tendrían que escoger jugadores sin pasarse de esa suma, llamémosle puntos, logrando de esta manera que la correlación de fuerzas y calidad de jugadores quede distribuida. Así garantizaríamos que si un equipo logra coger seis jugadores de alto valor, le quedan menos puntos para los demás jugadores y por consiguiente deberá escoger jugadores de menor calidad para completar su nómina.

Esta distribución de jugadores se podría hacer como tipo licitación u ofrecimiento de puntos del total de cada equipo en un programa televisivo que de seguro ganaría adeptos y rompería la monotonía existente en el formato actual. Cualquier director o encargado por así decirlo puede optar por el primer jugador en disputa a sabiendas de que por ejemplo si usted ofrece mucho por Alfredo Despaigne, Frederich Cepeda o Liván Moinelo, por poner un ejemplo, sabe que le quedan menos puntos para escoger a otros. Garantizaríamos que cada equipo tome estrategias en cuanto a qué o cuáles condiciones desea en su equipo, estabilizaríamos una paridad y calidad en cada equipo y ya estaríamos logrando un festival beisbolero. Claro que en primeras decisiones o temporadas sería necesaria la asistencia a los directores de asesores en sabermetría y posiblemente hasta matemáticos. Este llamémosle show prácticamente estaría comenzando mucho antes de efectuarse por encuestas, entrevistas, posibilidades e incluso hasta establecimientos de concursos.

Para mantener adeptos y fans reacios al cambio en las primeras ediciones se podría especificar un determinado número de jugadores a escoger. La opción de que sean estos equipos (los cuatro líderes de cada zona) los primeros en crear sus team de La Liga solo responde al hecho de que ahora no existe ninguno y por tanto creemos que sería un buen comienzo ganado por quién en esa etapa inicial de competencia rindió más. Por lo que se podría ya estudiar en una segunda etapa la creación de clubes beisboleros (financieramente al estilo de los clubs de futbol actuales, explicaremos más adelante los detalles) que con un buen nombre y representación serían los establecidos formalmente en la liga.

Clubes de Liga.

Como ya hemos mencionado antes, se tiene la problemática del financiamiento de los jugadores, la calidad de los estadios y como elemento principal el propio deporte. No debemos olvidar que la crisis fundamental de este deporte radica en que disminuye no solo la calidad competitiva sino que disminuye la aceptación popular y por ende la asistencia a los estadios por lo que conviene buscar alternativas que hagan partícipe al pueblo de los equipos que deseen; que el pueblo, el aficionado se vea como un ente más de su equipo preferido y no como un simple espectador. Acercando más al fanático a su equipo preferido es como lograremos elevar el amor por nuestro deporte nacional, por lo que con la propuesta de creación de los clubes de béisbol esperaremos lograr el objetivo.

Básicamente sería fomentar, publicitar y llevar a cabo la idea de clubes para cada uno de los equipos que se formen para la liga. La membrecía de estos clubes sería por propia espontaneidad de sus miembros o fans, así como es tipo de recaudación que siempre debe de basarse en el hecho de ayudar a potenciar el propio club, mejorar el estadio sede así como también el tributo a la propia federación de béisbol en busca de que los dividendos también podrían distribuirse a las provincias y/o clubes menos sólidos.

Por ahora esta es nuestra propuesta inicial y esperamos que pueda gustar y tener adeptos, asó como de ser necesario enriquecerse más en busca de la mejor fórmula para seguir consolidando, floreciendo, incentivando y promoviendo nuestro gran pasatiempo nacional.

[1] WAR: El WAR (Win Above Replacement) es una estadística que conglomera los distintos aspectos del juego a los fines de medir la contribución de un jugador a su equipo en términos de victorias por encima de un jugador reemplazo.

Enlace permanente a este artículo: http://decubanos.cubava.cu/2017/12/28/propuesta-de-estructura-para-el-beisbol-cubano/